aparatología

Cooltech

Cómo eliminar para siempre la grasa localizada sin pasar por el quirófano

La tecnología Cooltech es la única técnica definitiva alternativa a la liposucción y ofrece los mismos resultados que la extracción quirúrgica de la grasa localizada pero sin dolor, cirugía ni recuperación.

 

Eliminar la grasa localizada y no pasar por quirófano ya no es un sueño gracias a la tecnología Cooltech, la única alternativa a la liposucción que cuenta con todos sus beneficios y ninguno de sus inconvenientes. De hecho, el paciente puede reincorporarse inmediatamente a su vida cotidiana tras cada sesión, sin dolor, sin
recuperación, sin cirugía, sin contraindicaciones y, sin embargo, con los mismos resultados definitivos que ofrece la liposucción en zonas de grasa localizada como, por ejemplo, las cartucheras o la grasa abdominal.

 

Cooltech es un tratamiento de vanguardia llegado de Estados Unidos.
Su objetivo es, al igual que en la liposucción, eliminar la grasa localizada y modelar el cuerpo ganando no sólo en estética sino también en salud, aunque, a diferencia de lo que ocurre con la extracción quirúrgica de la grasa localizada, no exige entrar en una sala de operaciones, por lo que supone una excelente alternativa a la liposucción. Además, dado que con Cooltech solo son necesarias entre una y tres sesiones para acabar con la grasa localizada, el tratamiento implica un ahorro de al menos un 20% con respecto al coste medio de una liposucción.

 

Esta novedosa técnica, que en Valencia únicamente está disponible en la Clínica Judit Valiente, ofrece un procedimiento corporal de última generación que se vale de la vulnerabilidad a los cambios de temperatura del tejido graso y las células grasas (adipocitos) para conseguir su objetivo. Y es que el enfriamiento controlado del tejido adiposo provoca su muerte celular y, por tanto, supone el fin de esa grasa localizada que, una vez muerta, se elimina progresivamente por la orina y el sistema linfático. “En concreto, la tecnología Cooltech consiste en la aplicación controlada de frío sobre determinadas áreas del cuerpo donde se acumula la grasa localizada, como sucede en las cartucheras y la grasa abdominal, aunque se puede emplear en cualquier zona corporal”, destacan. Para ello se utiliza un aplicador que enfría de forma selectiva la grasa localizada a temperaturas de entre -8 y -15 grados centígrados, lo que provoca la congelación de los adipocitos y, por tanto, su muerte.

Posteriormente, la grasa localizada se elimina de manera progresiva y natural, sin que el paciente ni siquiera lo perciba.

 

Cada sesión dura unos 70 minutos y apenas se necesita entre una y tres para alcanzar los mismos resultados contra la grasa localizada que se consiguen con la liposucción. Las sesiones son totalmente indoloras y permiten una reintegración inmediata a la vida cotidiana.

 

De hecho, no se aprecia ninguna marca externa del tratamiento –en pieles muy sensibles podría aparecer alguna ligera rojez e incluso algún hematoma superficial–, lo que permite a los pacientes hasta practicar deporte inmediatamente después o ir a la playa sin problemas.

 

La diferencia en este punto con la extracción quirúrgica de la grasa localizada es notoria, puesto que la liposucción genera numerosos y profundos hematomas en la piel del paciente, además de obligarle a pasar por quirófano, con todos los potenciales peligros que ello conlleva. El tiempo de recuperación de la intervención es otro hándicap, puesto que con Cooltech no es necesario superar ningún período de convalecencia –no hay puntos de sutura ni anestesia–, lo que convierte a esta tecnología de vanguardia en una extraordinaria alternativa a la liposucción.

 

 

Los pasos del tratamiento contra la grasa localizada

Antes de iniciar un procedimiento con Cooltech es necesario realizar una entrevista médica previa para descartar cualquier posible problema de salud, aunque la tecnología prácticamente no tiene contraindicaciones. Cada sesión consta de 70 minutos de aplicación de frío sobre la grasa localizada de manera totalmente indolora y con un elevado índice de tolerancia por parte de los pacientes. En caso de presentar molestias, se trata únicamente de una sensación de frío que puede prolongarse durante los primeros minutos del tratamiento. Nada más. Los días posteriores siguen sin dolor ni molestias, si acaso una sensación de agujetas o picor en la zona afectada, pero nada de importancia.

 

Los resultados de cada sesión de Cooltech son visibles a partir de los 15 días de iniciar el tratamiento y se vuelven definitivos a partir de las ocho semanas, que es cuando la grasa localizada ya se ha eliminado del cuerpo a través de la orina y del sistema linfático. Desde ese instante, se puede realizar una nueva sesión siempre que sea necesario –dependerá de cada caso–, aunque lo habitual es que sean suficientes de una a tres sesiones para acabar con la grasa localizada de una zona corporal.

 

La clínica cuenta con Cooltech, que es el único dispositivo con más de un aplicador, para poder tratar dos zonas al mismo tiempo, por ejemplo las cartucheras, se harían las dos a la vez, contando como una sesión, mientras que los dispositivos con un solo aplicador se cobraría como dos sesiones, una por cartuchera y se necesitaría el doble de tiempo.

 

Pese a que esta tecnología de vanguardia se estrenó hace dos años en Estados Unidos y a todos los beneficios que posee, tanto para la salud como para el bolsillo, respecto a una liposucción tradicional, no siempre es fácil tener acceso a ella. De hecho, en Valencia sólo hay un centro médico estético que dispone de tecnología Cooltech: la clínica de la doctora en Medicina Estética Judit Valiente, ubicada en pleno centro de la ciudad, en el número 3 de la calle Gregorio Mayans.